Historia de un trabajador comunactivo: los inicios

El día que eché curriculum en una empresa para un proyecto llamado Comunactivo, hace ya unos 3 años, para cubrir una vacante que tenían de programador en la sede de Lugo, no era consciente cómo iba a cambiar mi vida. La verdad es que los requisitos no eran excesivamente limitadores. Bastaba con ser un tipo común, activo, con ganas de aprender y dispuesto a cobrar poco. Creí que la oferta era interesante, y más cuando ví que parecían gente graciosa, por lo del dinero. Lamentablemente, lo del dinero no era broma.

En fin, que me llamaron para la entrevista. Cuando llegué, me dijeron que la vacante de Lugo ya estaba cubierta, pero que tenían una en Alicante y otra en Caceres. Al final me decanté por el sol de la costa. En fin, tras explicarme lo que era Comunactivo y cuales erán los valores que representaba, me hicieron un psicotécnico y una prueba de inglés.

Parece que pasé la primera entrevista, porque me llamaron para la segunda y definitiva. Era por videoconferencia, con la sede central de Londres. El tipo de recursos humanos, un tal Peter Seller, me empezó a contar cómo estaba estructurada la empresa y cómo se ditribuían los cerca 12.000 "comunactivos" que serían mis compañeros.

También pasé esa entrevista, así que entré a formar parte del proyecto Comunactivo. La verdad es que ya en mi primer día me día cuenta de que todos mis compañeros cumplían los requisitos que ví en la oferta: eran gente común, activos, con ganas de aprender y cobraban poquísimo. En el fondo son gente maja, simpática y normal, salvo mi compañero de enfrente que de vez en cuando levanta los brazos y los agita en el aire como poseido (lo que me hace dudar de la eficacia de los psicotécnicos de la primera entrevista), pero, en el fondo, Comunactivo es mi sitio.

Publicado el 20/12/2007 por Triki.